top of page

Digitalizando tus postales

La postal tiene una larga historia y su origen se remonta al siglo XIX. A continuación se ofrece una breve descripción de su evolución.


Antes de la postal: Antes de la invención de la postal tal como la conocemos, existían las tarjetas con imágenes y la correspondencia, pero no estaban destinadas a enviarse por correo de forma sistemática.


Primeras postales oficiales: La primera postal oficial se emitió en Austria en 1869. Estaba destinada principalmente al uso oficial y gubernamental.


Surgimiento en Francia: La postal tal como la conocemos hoy surgió en Francia. En 1870, el servicio postal francés autorizó la correspondencia que se mostraba en la mitad de la tarjeta, dejando la otra mitad para la dirección. Esto marcó el comienzo del uso de postales con fines personales.


Popularidad creciente: la popularidad de las postales aumentó rápidamente y otros países adoptaron la práctica. Las postales se han convertido en una forma popular de enviar correspondencia, compartir recuerdos y explorar nuevas áreas.


Edad de oro de principios del siglo XX: A principios del siglo XX las postales vivieron una auténtica época de oro. Se utilizaban para diversas ocasiones, desde correspondencia personal hasta felicitaciones navideñas. También se recogieron postales como objetos de colección.


Evolución de estilos y usos: A lo largo de las décadas, las postales han evolucionado en cuanto a estilo, formato y uso. Han seguido siendo una forma popular de compartir imágenes, mensajes cortos y recuerdos.


Hoy en día, aunque el envío de postales tradicionales ha disminuido con la llegada de las comunicaciones electrónicas, las postales siguen siendo un valioso recuerdo y medio de expresión artística.

La digitalización de postales se refiere al proceso de convertir postales físicas en archivos digitales. Se trata de capturar la postal mediante un escáner específico y luego transformarla a un formato digital, como JPEG, PNG o PDF.


La digitalización de postales ofrece varias ventajas, entre ellas:


Conservación y preservación: Al digitalizar postales antiguas o frágiles, podemos conservarlas en formato digital para evitar su degradación por el desgaste con el tiempo.


Compartir fácilmente: una vez digitalizadas, las postales se pueden compartir fácilmente con seres queridos, coleccionistas o investigadores a través del correo electrónico, las redes sociales o las plataformas para compartir imágenes.


Accesibilidad: Las postales digitalizadas se pueden almacenar en dispositivos electrónicos como computadoras, tabletas o teléfonos inteligentes, lo que las hace fácilmente accesibles y visibles en cualquier momento.


Indexación y búsqueda: cuando se digitalizan las postales, se pueden organizar en carpetas e identificar (indexar) con palabras clave (metadatos), lo que facilita la búsqueda y recuperación rápida de información específica.


Publicación en línea: los coleccionistas o instituciones pueden compartir sus colecciones de postales en sitios web o bases de datos especializados, lo que permite a los entusiastas descubrir y apreciar estos artefactos históricos.


La digitalización es una forma confiable de preservar y compartir estos objetos preservando al mismo tiempo su forma original.


Los equipos de ADOC Solutions le apoyan en la gestión de la recuperación de sus fondos documentarios.


63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page